Recorre con nosotros los pueblos más emblemáticos de Ordesa, en la comunidad de Aragón

Pirineos es una extensísima cadena montañosa que nos permite disfrutar de la naturaleza todo el año. Si vienes en invierno podrás disfrutar de los deportes de nieve, como el esquí, los recorridos en trineo o la posibilidad de hacer rutas con raquetas. Hasta 15 estaciones, incluyendo las de Baqueira-Beret, Formigal o La Molina/Masella, tienen pistas para todas las edades y niveles. En primavera y el verano reciben a los amantes del senderismo, a los que ofrecen distintos caminos incluyendo la gran ruta GR 11 de unos 400 kilómetros de travesía.

Sus dos Parques Nacionales son espectaculares, Aigüestortes i Estany de Sant Maurici en Lleida y el de Ordesa y Monte Perdido en Huesca. Si eres más atrevido puedes practicar la escalada, el alpinismo o el barranquismo. Montañas tan famosas como el Aneto, el Maladeta o la Pica d’Estats, que una vez alcanzada la cima te brindan las mejores panorámicas de toda la cordillera. Y si te gusta el rafting, el Cinca, el Segre o el Gállego ofrecen total diversión navegando en balsa o canoa.

Foto: Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Comenzamos nuestra ruta en Jaca, la capital de la Jacetaina y región más noroccidental de Aragón. La antigua Marca Hispánica protegida por Carlomagno era estratégica siendo uno de los pasos más accesible hacia Francia. Nebrija y Cervantes la citan en sus grandes obras, Unamuno alaba la Peña de Oroel y Ramon y Cajal describe su largo periodo de vida en Jaca. Visitaremos la ciudadela, también llamada Castillo de San Pedro. Encajonada entre callejuelas peatonales y edificios históricos, la Catedral de San Pedro de Jaca nos regala una muestra exquisita de arte románico. El centro de la ciudad conserva una magnífica muestra de arquitectura modernista. El puente medieval de San Miguel salva el curso del río Aragón de una manera majestuosa. Alcanza los diecisiete metros de altura en su arco central y tiene una curiosa forma asimétrica. Antes de seguir la ruta, la mejor vista de la ciudad la encontramos en el Fuerte de Rapitán.

Foto: Ciudad de Jaca

Sabiñánigo fue en la antigüedad un lugar estratégico  en la comarca del Serrablo  por sus construcciones Románicas, Árabes y Mozárabes, importantes al estar junto al Río Gállego. Sus puntos de interés son el parque temático de Pirineos, Pirenarium, el Castillo de Larrés (con obras de José Caballero, Zuloaga y Dalí) e iglesias.

Foto: Sabiñánigo

Nuestra ruta sigue ascendiendo por las estribaciones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En Fiscal, el río Ara como principal protagonista del paisaje. Cruzamos su emblemático puente y nos disponemos a dar un buen paseo por su centro monumental donde encontramos el Batán de Lacort, la ermita de San Salvador y la torre de Fiscal.

Foto: Río Ara

Sarvisé también se asienta junto al Ara, en pleno valle de Broto. Conserva su torreón defensivo y también destacan sus Llanos de Planduviar  dedicados al cultivo y al ganado.  Ahora ponemos rumbo hacia Broto retomando la N260 y realizaremos una pequeña parada en Buesa. Se encuentra en la parte alta del valle y por ello es un precioso mirador. Buesa es el sitio de donde podemos hacer diversas excursiones por la sierra Trallata, aunque es igualmente apetecible pasear por sus estrechas callejuelas.

Oto puede ser uno de los mejores secretos de nuestra ruta, un pequeñísimo enclave con la arquitectura tradicional mejor conservada y más auténtica de la zona. Sus puntos de interés son su torre defensiva del siglo XVI de Casa Don Jorge y la torre de la iglesia. Broto es otro pueblo de postal por su cuidado conjunto típico, destacando la Iglesia de San Pedro, la Casa del Valle y la antigua cárcel.

Foto: Broto

Nuestra ruta por Huesca “eleva su temperatura” turística por la carretera que parte de Sarvisé atravesando el Parque de Ordesa y Monte Perdido. La visita a pueblos al borde de la extinción  y muy cercanos entre sí, como Nerín, Fanlo o Vio, es imprescindible, todos ellos enmarcados con el impresionante Cañón de Añisclo al fondo. El cañón es un majestuoso valle que en su cabecera tiene un circo glaciar encajonado posteriormente en un profundo cañón. Lo complicado de su orografía recomienda la visita al final de la primavera y principios del verano.

Foto: Cañón de Añisclo (Huesca). Fotógrafo: Adrian Sediles Embi.

Dejando atrás tan majestuosas cumbres, nos dirigimos a Ainsa. La histórica rival de la capital de Jacetaina conserva su pétreo aspecto  medieval, está enclavada en un promontorio que vigila la confluencia del Ara y del Cinca, y vivió sus momentos de esplendor hasta el S XVI por siendo paso obligado entre la España y Francia. Hay que visitar su plaza medieval, la iglesia se Santa María del Siglo XI, fachadas de casa Bielsa y casa Arnal, y el castillo y sus murallas con impresionantes vistas.

Hemos escogido para esta ruta dos hoteles verdaderamente  “especiales” dentro del club de hoteles con encanto de Ruralka: La Casueña está enclavada en pleno valle del Tena, en Lanuza, a escasos 40 minutos de Jaca. Un antiguo establo familiar rehabilitado con esmero, respetando la construcción de la zona y decorado con tradicionales techos pintados, copias de antiguos códices medievales y obras del artista oscense Vicente García Plana.

Foto: La Casueña, Lanuza

Al otro punto de la ruta, La Abadia Samitier queda a 15 minutos de Ainsa. Se ha construido sobre una antigua abadía del S XVII y conserva imponentes vigas y suelos de piedra, alacenas y espejos rehabilitados y preciosos manteles de hilo bordados a mano y originales vajillas con personalidad de antaño.

Foto: Abadía Samitier, Samitier

Rutómetro

Itinerario

Jaca > Sabiñánigo > Fiscal > Sarvisé > Buesa > Oto > Broto> Sarvisé> Vio-Ainsa

  • Duración: 3 horas
  • Ruta total: 141 Km
  • Época recomendada: Primavera – Verano – Otoño

Puntos de interés

  • Huesca: Catedral, Ayuntamiento renacentista, Monasterio de Pedro el Viejo, Basílica de San Lorenzo, Iglesia de San Pedro, Castillo de Montearagón.
  • Jaca: Ciudadela, Catedral románica, Monasterio de Monjas Benedictinas, Museo Diocesano.
  • Sabiñánigo: Museo Etnológico, iglesias de Acumuer, Senegüé, Sorripas, Oliván y Orós Bajo.
  • Biescas: Casonas  renacentistas e iglesia parroquial.
  • Torla: Travesía del río Vellós.
  • Ainsa: Plaza porticada medieval, castillo, claustro e iglesia de Santa María.
  • Saravillo, Sin, Plan, San Juan de Plan y Gistain: Pueblos aislados y conjunto típico.
  • Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: Sendas y Cañón de Añisclo.

Hoteles recomendados

Regala la Escapada Motera
Download file: 20210602004005-32176-data.gpx