Una zona perfecta para recorrerla en moto



Nos adentramos en la provincia de Huesca para mostraros la belleza de este lugar tan desconocido y con tanto que ofrecer a los motoristas.

Si hay algo que distingue a Huesca de otras provincias son sus montañas, sus pueblos pequeños con las casas de piedra y pizarra en el tejado, su naturaleza espectacular y su cocina tradicional casera que alegra el alma a cualquier visitante. ¡Vamos a recorrerla en moto!

Comenzamos llenando nuestro depósito en la Estación de Servicio Repsol CRED SAN JORGE dirección CR  N-330  P.K. 569,700 I Huesca. Siempre es aconsejable empezar las rutas en moto haciendo una visita a la gasolinera para despreocuparnos en encontrar puntos de repostaje en el resto de la ruta. Haciendo esto irás más tranquilo y disfrutando de lo verdaderamente importante, tu viaje.

En las gasolineras Motostop de Repsol, además de tener un carril de repostaje exclusivo para el motorista, encontrarás una gran variedad de mejoras en las instalaciones y facilidades a la hora del pago, limpieza de la moto, adquisición de productos básicos de limpieza, videovigilancia de la moto etc.

Una vez que estamos listos, nos dirigimos por la A-132 a un pueblo que quizás pilla a desmano con el resto de trazado de ruta, pero que, sin embargo, tenemos que conocer. Se trata de Loarre, famoso por su castillo, como sus caseríos medievales, o su puente románico. De visita obligada en este pueblo son la Iglesia Parroquial de San Esteban o la ermita románica de Santa Águeda.

Castillo de Loarre

Deshacemos el camino y nos dirigimos hacia el este en busca del Parque natural de la Sierra y los Cañones de Guara y las curvas que nos reciben a su entrada, ¡nos divertimos como niños curveando con la moto! Este rincón donde brota la naturaleza nos sorprende con paisajes esculpidos por el agua trazando cañones estrechos y profundos barrancos por donde los ríos, cuyas aguas tienen un llamativo color turquesa, fluyen formando impresionantes cascadas o cuevas. ¡Es impresionante!

Continuamos la ruta y nuestra siguiente parada obligatoria es uno de los pueblos más bonitos de Huesca. Alquezar se encuentra encaramada a 660 mts de altitud sobre una de las sierras paralelas al Pirineo, el pueblo se integra perfectamente en un impresionante paisaje de calizas y pasear por sus calles y casco antiguo es la forma de conocer este bello rincón de Huesca. Su majestuosa Colegiata fue declarada Monumento Nacional en 1.931 y la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano es Conjunto Histórico Artístico desde 1.982. ¡Obligatorio dirigirse a uno de sus miradores para contemplar la panorámica de la villa de Alquezar! ¡Nos dejará sin palabras!

Alquezar

Además, es un buen lugar para degustar la gastronomía tradicional de la tierra compuesta por productos de la huerta, de caza y regado con los vinos del somontano. La gastronomía oscense se basa en la carne de cordero y en los pescados procedentes de los ríos que cruzan la provincia. Sus platos más conocidos son el Ajoarriero, empanadico, o la Trenza de Huesca o de Almudévar.

Cogeremos la N-123 para llegar al siguiente punto, Graus. Este pueblo destaca por ser una de las villas más antiguas de Huesca, y una de las más bonitas. Sus fiestas patronales han sido declaradas de Interés Turístico y su casco antiguo del pueblo, Conjunto Histórico-Artístico. No hay que perderse la antigua iglesia parroquial de San Miguel y el templo gótico de la Basílica de Nuestra Señora de la Peña, además de visitar la plaza Mayor de Graus, de curiosa forma rectangular y con soportales en todos sus lados.

Nuestro camino hacia el hotel donde descansaremos en Castejón del Sos nos hace desviarnos de nuevo para por último conocer otro enclave que merece la pena descubrir como es Aínsa. Un pueblo muy conocido que conservan toda la esencia románica de este pueblo lleno de encanto.Pasear por allí es ir encontrando a nuestro paso edificios nobles y casas de estilo gótico medieval con espectaculares balcones que son verdaderas obras de arte.

Finalmente llegamos a nuestro destino, el Hotel ruralka motorfriendly Diamó nos espera con todo listo para asegurarnos el merecido descanso en sus cómodas y acogedoras habitaciones, además de ofrecernos la mejor carta de su restaurante con productos locales de gran calidad. ¡Un broche de oro para una ruta en moto súper recomendable por Huesca!

Hotel rural Diamó

Rutómetro

Itinerario

CRED SAN JORGE – Loarre – Parque natural de la Sierra y los Cañones de Guara – Alquezar – Graus – Aínsa – Castejón de Sos

  • Ruta total: 300 km
  • Época recomendada: Todo el año.

Puntos de interés

  • Loarre: famoso por su castillo, como sus caseríos medievales, o su puente románico. De visita obligada en este pueblo son la Iglesia Parroquial de San Esteban o la ermita románica de Santa Águeda.
  • Parque natural de la Sierra y los Cañones de Guara
  • Alquezar: Destaca su majestuosa Colegiata declarada Monumento Nacional en 1.931 y la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano es Conjunto Histórico Artístico desde 1.982
  • Graus. No hay que perderse la antigua iglesia parroquial de San Miguel y el templo gótico de la Basílica de Nuestra Señora de la Peña, además de visitar la plaza Mayor de Graus, de curiosa forma rectangular y con soportales en todos sus lados.
  • Aínsa: Pasear por este pueblo es ir encontrando a nuestro paso edificios nobles y casas de estilo gótico medieval con espectaculares balcones que son verdaderas obras de arte.

Hoteles recomendados

Regala la Escapada Motera
Descargar: 20200923032700-71143-huesca.gpx

Déjanos tus datos y descárgate la ruta en GPX para verla en tu navegador