Lleida, pura naturaleza

Nos alejamos del ritmo de vida frenético de la ciudad de Barcelona para embarcarnos en una nueva aventura por Cataluña. Vamos a descubrir Lleida y su entorno montañés con nuestra moto.

Toda ruta motera debe empezar en una gasolinera para repostar y no preocuparnos del estado de nuestro depósito durante una buena parte de la ruta. Sobretodo para las rutas en grupo, las gasolineras son un punto de encuentro muy frecuente para comenzar las rutas.

Elegimos la Estación de Servicio Repsol Montornès del Vallès en Barcelona adaptada para motoristas, ya que cuenta con servicios exclusivos como parking videovigilado, pavimento antideslizamientos, productos para motoristas y moto de primera necesidad etc. ¡Comenzar una ruta en un lugar donde te cuidan así es empezar muy bien el día!

Tras el repostaje, cogemos la C-59 hasta el primer pueblo de la ruta por Lleida , Solsona, nos podemos deleitar visitando sus murallas y puertas que dan acceso a Solsona, así como otros lugares de gran interés como la Catedral, del siglo XVIII, el Palacio Episcopal o la Torre de las Horas.

Continuamos nuestro camino y a muy pocos km encontramos un pueblo medieval con un encanto especial, Ribelles. Dentro del municipio ilerdense de Vilanova de l’Aguda, en la Comarca de la Nogueras destaca sobre un cerro y a más de 500 metros de altitud, una veintena de casas bien cuidadas se rodean en torno a una majestuosa fortaleza. ¡Te impresionará!

Llega el momento de divertirnos con las curvas del trayecto que viene a continuación hasta el siguiente punto. Tomando la C-1412b tenemos una hora y media para probar nuestra moto entre curvas y contemplar el paisaje de montaña que se va descubriendo.

Gerri de la Sal es un ejemplo perfecto del patrimonio románico e industrial de Lleida. Allí podemos visitar el antiguo Monasterio de Santa María, fundado en el siglo IX ,la Casa de la Sal, creada en el siglo XVI y que servía de almacén de la sal extraída en la localidad. Algo curioso por la zona.

Seguimos con las curvas, pero esta vez hay menos tramo de carretera hasta llegar a Castellbó, situado en el Valle de Alt Urgell, dentro del Parque Natural del Alt Pirineu. Esta localidad está diseñada sobre un desfiladero de manera imposible y contiene casas de un interesantísimo valor patrimonial, donde destacan las construcciones de piedra y terrazas de madera.

En esta parada podremos parar para degustar los productos típicos de Lleida donde encontraremos sus platos más famosos como los caracoles a la llauna, panadones (empanadas saladas que se preparan con una masa de pan rellena de espinacas, pasas y piñones) la escalibada con bacalao o el dulce por excelencia Cristinas de San Blas (bollos rellenas de nata o trufa) harán feliz a cualquiera.

Después de este atracón cogemos de nuevo la moto y llegamos a nuestro destino para descansar tras un largo día de ruta.

El hotel elegido para terminar la ruta es Can Boix de Peramola, ubicado en el pueblo de Peramola. Se trata de una masía restaurada en plena naturaleza, en medio de las impresionantes sierras prepirenaicas leridanas, donde el entorno natural ha creado un paisaje único que invita a la calma.

Para cenar contaremos con el buen gusto por la cocina del chef Joan Pallarés, nos deleitará con una carta basada en productos de la zona para chuparse los dedos.

¡Un gran broche de oro para una ruta desde Barcelona hasta Lleida!

Rutómetro

Itinerario

Barcelona – Solsona – Ribelles – Gerri de la sal – Castellbó – Peramola

  • Ruta total: 363 km
  • Época recomendada: Todo el año.

Puntos de interés

  • Barcelona: el puerto, el Moll de la Fusta, Dársena del Comercio y Barcelonesa. Barrio Gótico, con la Catedral Gótica y Plaza Sant Jaime. Castillo de Montjuic con excelentes panorámicas. Las Ramblas, arteria peatonal hacia el mar. Monumentos de Gaudí: Sagrada Familia, la Casa Batlló, la Pedrera y el Palau Güell.

Hoteles recomendados

Regala la Escapada Motera

Déjanos tus datos y descárgate la ruta en GPX para verla en tu navegador