||Viajar con una scooter, ¿por qué no?

Viajar con una scooter, ¿por qué no?

Ya van 5 años seguidos que no me pierdo la reunión de los GSdays de Bmw Motorrad en Formigal en Huesca, celebrados este año, durante los días 8, 9 y 10 de Septiembre.

Esta vez he podido subir con un magnífico grupo de riders, clientes del concesionario de BMW Motorrad Ibericar Cuzco, con el que colaboramos.

Hicimos una magnifica ruta por carreteras secundarias, desde Guadalajara hasta Formigal. Lo pasamos en grande ruteando por carreteras llenas de curvas y disfrutamos tanto del paisaje, como de la gastronomía aragonesa en cada parada. ¡En este enlace puedes consultar la ruta completa y descargártela en formato GPX para hacerla cuando quieras!

Para esta ocasión elegí un scooter, el C-650 Sport, aun teniendo a mi disposición otras motos mucho más rápidas y pintonas, de hecho, creo que fui el único de todo el evento que fue en un scooter 🙂

¿Por qué elegí un scooter? ¿Y por qué no? Quería comprobar personalmente que viajar en una moto de este segmento, es posible. Me parecía que la velocidad de crucero iba a ser prácticamente la misma que el resto de mis compañeros, con BMW RT 1200, GS 1200 y F800R, y que la protección en caso de lluvia era determinante. Además, el romanticismo de ir en scooter le da un valor añadido ¿verdad?
¡Y es que el BMW C-650 Sport, es una maravilla!

Nadie gira la cabeza a su paso. Es discreto, silencioso y muy rápido. También es cómodo, práctico, fácil, económico, suave, seguro, amable y muy fiable. Produce tranquilidad y sosiego, y lo más importante de todo, te da confianza.

Este un scooter, no una moto, adolece de las limitaciones propias de aquellos, pero por las carreteras secundarias, que hicimos durante toda la ruta, la estabilidad del BMW es impecable.

La BMW C-650 Sport no ofrece reacciones raras al pasar a fondo sobre juntas de dilatación, carreteras rotas o baches. Fiable de mecánica a tope y con una frenada segurísima y con buen tacto.

Por otro lado, las llantas de 15 pulgadas dan mucha seguridad en las tumbadas y les cuesta poco calentarse y estar en plena forma.

En cuanto a la posición del piloto, su diseño te permite acomodarse bien seas del tamaño que seas. Las piernas se pueden estirar bien para ir más cómodos o si se prefiere, como en mi caso, puedes pilotar con las piernas más recogidas. El asiento también es muy mullido y el apoyo lumbar permite sujetarse bien. En una ruta de casi 1.500km de fin de semana, es muy importante llevar una buena postura y en este modelo los brazos caen en una buena postura del manillar resultando a la postre una muy buena ergonomía final.

Como conclusión os diría que no hay que subestimar las prestaciones de ninguna moto sólo por parecer que tiene menos potencia. En este caso, la BMW C-650 Sport respondió tal y como se esperaba y nos permitió disfrutar de un fin de semana rutero inolvidable.

¡Nos vemos en la siguiente ruta!

Rafa Ausejo

Por | 2017-10-19T18:33:19+00:00 viernes, 13 octubre, 2017|Consejos|

Deja un comentario