Un titulo ambicioso para una tema más que complicado, subjetivo. ¿Cuál será tu ruta en moto perfecta?

Nunca sabremos si la ruta fue perfecta hasta que lleguemos al final y hagamos un repaso de todo lo vivido para describirla como perfecta, pero mientras la disfrutamos vamos percibiendo la emoción de disfrutar de una gran pasión.

Desde nuestro punto de vista, la receta para una ruta perfecta tiene que contener los siguientes “ingredientes”:

  • Compañía adecuada: compartir es vivir, y sabemos que los momentos compartidos con la gente que nos importa se viven más intensamente. Tanto las alegrías, como los momentos de tensión y nervios se llevan mucho mejor con alguien de nuestro entorno que nos ayude a controlar la situación.
  • Factor sorpresa positivo: una ruta en moto siempre tiene que tener el factor sorpresa, pero para bien, of course. Con esto podemos englobar una equivocación en la carretera que nos lleve a un lugar increíble que no pensábamos conocer, una amistad que surge en el camino y con la que compartiremos grandes anécdotas, la solidaridad de algún lugareño en una de nuestras paradas etc.
  • Sin complicaciones en la carretera: lo más importante de todos estos ingredientes siempre será nuestra seguridad. Sin lugar a dudas una ruta sin sustos en la carretera y sin imprevistos de este tipo es una ruta perfecta.
  • Carreteras disfrutonas: recorrer kilómetros por recorrer no es apto para un buen motorista. El motorista de verdad quiere emoción, una combinación de carreteras con curvas y alguna recta para coger algo de velocidad, en la combinación está el éxito.
  • Entorno idílico: las carreteras disfrutonas por lo general suelen estar ubicadas en entornos naturales, con paisajes que nos dejan sin aliento. A todos nos gusta conducir disfrutando de la naturaleza, montaña o costa, no importa, es un lujo poder disfrutar de estos momentos con nuestra moto.
  • Gastronomía para saborear: conocer una zona en profundidad es probar también su gastronomía tradicional, sus platos de cuchara hechos a fuego lento, las recetas centenarias transmitidas de padres a hijos, las carnes o verduras de la huerta, los postres más deliciosos. En definitiva, disfrutar del sabor de la gastronomía de verdad.
  • Alojamiento especial: para dormir los motoristas a veces nos conformamos con una tienda de campaña o cualquier rincón donde descansar, pero es innegable que la elección de dónde descansar puede marcar la diferencia en la experiencia que tengamos durante nuestra ruta. Encontrar un hotel con encanto donde podamos sentirnos como en casa, descansar cómodamente, escuchar las recomendaciones de los anfitriones y disfrutar de todo lujo de detalles durante nuestra estancia es un plus que añadir a una ruta para que sea perfecta.
  • Duración de ruta adecuada: este ingrediente es fundamental para que nuestra ruta nos deje buen sabor de boca. Para ello es muy importante planificar la ruta con anterioridad, viendo los km que tenemos previstos hacer y no pasarnos. De nada sirve recorrer 500 km en un día sin disfrutarlos, ni parar a descansar o visitar algún punto de interés en el camino. Lo recomendable es no pasar de los 200-300 km al día, pero depende del ritmo de cada uno. Es mejor no pasarse de km y terminar la ruta lo menos cansado posible, para continuar con fuerzas al día siguiente.

Dicho todo esto, siempre puede haber algún detalle que se nos escape y que empañe una ruta en moto que parecía perfecta, pero en nuestra mano puede estar cambiarlo y quedarnos con lo positivo de nuestra aventura.

Queremos que tengáis todo esto en cuenta a la hora de disfrutar de vuestras rutas en moto y ya de paso os inspiréis con las rutas que hemos creado en ruralka on road que podéis ver aquí y cómo no, diseñar vuestra propia ruta en moto favorita y participar en el proyecto Cuna de Viajeros . ¡Qué bien suena ser uno de los 3 embajadores del proyecto! ¡Anímate a participar!

Y para ti ¿qué tiene que tener una ruta para que sea perfecta? ¡Cuéntanoslo!