¿Preparad@ para una ruta en un paraíso volcánico?

Los poetas, escritores y filósofos Homero y Hesíodo, a quienes podemos considerar los padres de la mitología griega, nos han transmitido a través de sus obras toda la belleza y la riqueza artística que proviene de la Antigua Grecia. En su poesía, los hombres y mujeres virtuosos y los guerreros heroicos habían de pasar la eternidad en una existencia dichosa y feliz, en medio de paisajes verdes y siempre floridos, bajo el sol. Para los pensadores griegos ese lugar se hallaba más allá de la costa africana, un conjunto de islas a las que llamaron Macaronesia. Píndaro también mencionaba el paraíso en sus Odas Olímpicas: “La bañan perfumadas, las brisas del océano, brillan doradas flores, ya sobre el verde suelo, ya en los copudos árboles, o ya del agua en medio”. Tal placer no deja de ser una irresistible tentación para anotar ya en nuestro calendario fecha para viajar a Tenerife y así dar fe de un lugar en el mundo tan fascinante y versado por aquellos grandes sabios. 

Tenerife es la Isla de las Canarias de mayor extensión de todo su archipiélago. Las Islas son un entorno privilegiado por sus características naturales botánicas, zoológicas, geológicas y climatológicas. Es éste un territorio de origen volcánico que por su climatología acoge una flora y fauna muy especial. Su atractivo cautivaba desde hace siglos a geólogos, botánicos y exploradores y, tiempo después, a escritores como Agatha Christie, políticos como Winston Churchill y, más próximos a nosotros, sirviendo las islas afortunadas de escondite para The Beatles, perseguidos por su troupe de pesados fans. 

Foto: Tenerife

Con sus más de cien kilómetros la autopista TF-1 nos facilita recorrer Tenerife por completo, en sentido inverso a las agujas del reloj, a las que sumaremos la TF-2  y TF-5 por el note de la isla. Partimos de Garachico donde el hotel La Quinta Roja del club de alojamientos con encanto de Ruralka, un establecimiento hotelero edificado sobre una Casa Palacio Canaria del Siglo XVI. Su “Caletón”, piscina sobre una lengua de lava, o su torre acristalada mirando al mar son otra tentación… ¡pero lo podemos dejar para la vuelta!

 También podemos elegir el Hotel Rural La Correa del Almendro, en Arona, que combina su construcción sobre un viejo granero del Siglo XVIII  con su exclusiva experiencia astronómica de glamping “Bubble Experience” de sus dos burbujas transparentes, para disfrutar de los mejores cielos estrellados canarios a los pies del Parque Nacional del Teide. Y además, si lo tuyo es el motor, este hotel también está calificado “Motorfriendly”. 

Nuestra primera parada después de serpentear sobre abruptos acantilados (atención a las restricciones de tráfico privado), es la Punta de Teno al noroeste de la isla, que junto a la ruta senderista del Barranco de Masca y los acantilados de Los Gigantes, son un espacio natural imprescindible de conocer. 

Siguiendo la autopista en dirección sur, Costa Adeje nos aguarda con sus atractivos naturales. El Barranco del Infierno da comienzo a 350 metros sobre la costa de Adeje, en un lugar que constituye un balcón natural, donde disfrutaremos de maravillosas vistas. Representa uno de los tres principales destinos turísticos de la isla de Tenerife, junto a Playa de las Américas-Los Cristianos y Puerto de la Cruz. Buscamos ahora las carreteras locales TF-42 y TF-445 a su paso por Arona y Vilaflor, un auténtico pueblo de montaña entre los más altos de España, lejos del bullicio turístico y recordado por sus pinos gigantes de 800 años de antigüedad. 

De camino hacia el Parque Nacional del Teide, hemos de emular a Píndaro con nuestros seguidores en Instagram, compartiendo foto de Roque Cinchado y su cumbre volcánica de fondo, y luego prepararnos para la subida en teleférico al Teide, estando situada su base a 2.356 metros, salvado un desnivel de 1.200 metros hasta de la cima del volcán. 

Foto: Parque Nacional del Teide

Desde Las Cañadas del Teide, la TF-24 y TF-5 nos llevan en aproximadamente una hora de viaje por esa lengua de tierra que se alarga hasta la costa este  para llegar a la capital, Santa Cruz de Tenerife.  El Castillo de San Cristóbal fue la primera fortificación levantada para proteger la bahía de los ataques por mar. Actualmente sus ruinas son la base de la Plaza de España, con su lago de agua salada y torre con forma de cruz, monumento a los caídos.

El Mercado Municipal de Nuestra Señora de África es más que un mercado de abastos metidos en pleno ambiente de la ciudad, con su monumento Homenaje al Chicharrero. Otro punto de interés es el Drago y la Plaza del Chicharro, donde se concentra mucha vida tinerfeña. En el museo de Arqueología y naturaleza, el MUNA, será un capítulo cultural del viaje sobre los volcanes, la biología marina y las momias antropológicas. Podemos completar la visita conociendo el castillo de San Juan Bautista, el Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife y Auditorio del arquitecto Santiago Calatrava, y las Iglesia de San Francisco de Asís y La Parroquia Matriz de Nuestra Señora de La Concepción barroca con su singular torre. 

San Cristóbal de La Laguna es otro de los enclaves tinerfeños imprescindibles.  Llama la atención su trazado rectilíneo y la ausencia de fortificación protectora de la ciudad, gracias a las montañas del valle de Aguere. Su ubicación en pleno valle se debió a la importancia de recibir agua de sus cumbres. Casas señoriales, calles empedradas, iglesias y un aire indudablemente colonial invitan a visitar la ciudad. 

Foto: San Cristóbal de la Laguna

El Macizo de Anaga es una de las siete Reservas de la Biosfera canarias. Es una formación volcánica al que siguió un proceso erosivo que hoy presenta un paisaje abrupto, con barrancos, altos acantilados, diques que cruzan las coladas y donde la acción humana ha modelado unos paisajes agrarios singulares. 

Foto: Macizo de Anaga

Igualmente de singular es la población de La Orotava, un lugar donde la felicidad de los versos de aquellos antiguos poetas griegos es palpable, con su bien conservado entorno colonial, llamativos jardines del Liceo Taoro junto al palacio de la Sociedad Cultural, Jardines Victoria y los de Hijuela del Botánico, junto a edificios históricos como la Casa de los Balcones, con su impresionante patio interior de madera tallada, el Molino de Gofio o la casa señorial de Lercaro. 

Foto: La Orotava

Nuestro viaje recorriendo “palmo a palmo” esta isla “de la felicidad” tiene un final emblemático en uno de sus símbolos más inconfundibles de la Islas Canarias, y que los más mayores recordarán verlo impreso en los viejos billetes de 1.000 pesetas. En su tramo final viajaremos por el norte de la isla afortunada hasta Icod de los Vinos para contemplar el “Drago Milenario”, esta especie arbórea tan singular, dado que no se trata de un árbol sino una herbácea leñosa. Mide unos 18 metros de altura, tiene un perímetro en la base de tronco de 20 metros y más de 300 ramas principales. Este ejemplar  es el más grande y longevo del mundo y declarado monumento nacional desde 1917.  

Foto: Icod de los Vinos

Rutómetro

Itinerario

Garachico – Punta del Teno – Acantilados de los Gigantes – Costa Adeje – Las Cañadas del Teide – Santa Cruz de Tenerife – Parque Rural de Anaga – San Cristóbal de la Laguna – La Orotava – Icod de los Vinos

  • Ruta total: 294 km
  • Tiempo estimado: 7 horas
  • Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño e Invierno

Puntos de interés

  • Santa Cruz de Tenerife: Mercado Nuestra Señora de África, Plaza España, Castillo de San Cristóbal, TEA (Tenerife Espacio de las Artes), Museo de la Naturaleza y el Hombre, Rambla de Santa Cruz, Iglesia de la Concepción, Plaza de la Candelaria, Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife y Auditorio.
  • San Cristóbal de La Laguna: Catedral de San Cristóbal, Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, Plaza del Adelantado, calle Herradores, calle San Agustín, Casa Salazar, Museo de Historia y Antropología de Tenerife.
  • La Orotava:  Ayuntamiento, Plaza de la Constitución, Iglesia de San Agustín, Museo de Artesanía Iberoamericana, Jardines Liceo Taoro, Jardines Victoria, Hijuela del Botánico, Casa de los Balcones, Casa del Turista, Molino de Gofio, Casa Lercaro.
  • Parque Nacional del Teide: Entorno volcánico natural.
  • Parque Rural de Anaga: Entorno volcánico natural.
  • Icod de los Vinos: Drago Milenario. 

Hoteles recomendados

Regala la Escapada Motera
Download file: Ruta por tenerife.gpx