Recorre con nosotros una isla paradisíaca

De todo el conjunto del archipiélago balear, rotundamente Menorca es la isla que ofrece mayores contrastes y atractivos para decantarnos para una visita insular. Con una superficie de 700 km2,  es la segunda isla más grande después de Mallorca, y la que se ve afectada por fenómenos meteorológicos más acusados. Recoge las mayores precipitaciones pluviométricas sobre todo en otoño, y el viento es un elemento constante durante todo el año. En 2022 será declarada Región Europea de Gastronomía y su historia convive con una naturaleza y tradiciones más arraigadas.

Foto: Menorca, Islas Baleares

Se la denomina también la isla de los ocho vientos, destacando entre ellos la Tramontana, del que cuentan las leyendas que era el causante del temperamento del pintor Dalí, y que se alimenta desde Los Pirineos dispuesto a barrer la isla más septentrional del archipiélago. Al sur sopla fuerte el Xaloc, el Migjorn y el Llebeig que descarga arena rojiza de África. El relieve de Menorca distingue estos fenómenos, la mitad septentrional, muy agreste con el monte Toro desde el que se puede divisar todo el contorno de la isla y, si el día es favorable, se puede llegar a ver Mallorca. La mitad meridional se configura con calas y puertos naturales que han ofrecido abrigo a embarcaciones a lo largo de la historia. 

De este a oeste, la carretera C-741 enlaza Maó con Ciutadella tras un recorrido de 47 kilómetros, siguiendo fielmente esta fractura geológica conectando los dos polos de población más importantes de la isla. Fenicios, romanos, árabes y, más cercanos a nuestra era, los ingleses depositaron en Menorca un magnifico legado (el caballo y las vacas frisonas que importó el primer gobernador británico de la isla), añadido al valioso entorno natural declarado en 1993 Reserva de la Biosfera. 

Foto: Ciutadella, Menorca, Islas Baleares

La antigua capital Ciutadella tiene un origen medieval donde nobles y curia protagonizaron un periodo de esplendor en Menorca. El conjunto histórico artístico tiene su mayor exponente en la catedral gótica y su capilla barroca de Ses Ànimes. Un recorrido por el centro parte de la plaça d´es Born, la antigua plaza de armas. El ayuntamiento fue un antiguo palacio almojarife y alrededor podemos pasear por un laberinto de callejuelas. Paseando por ellas podremos disfrutar de casas señoriales y los bellos palacios de Torre-Saura, Salort, Lluriach, Martorell y Can Squella. Antes de dejar atrás Ciutadella visitaremos Cala Morell donde se encuentra una necrópolis hipogea de 700 años a.C. el impresionante poblado talayótico de Son Catlar. Cogemos la Me-1 con viento en dirección Maó, y mientras sople merece la pena visitar los monumentos megalíticos de la Naveta d´es Tudons, el poblado de Torrellafuda y la Taula de Torretrencada. Los vestigios de la cultura talayótica son uno de los tesoros de Menorca desde el s. XV a.C. hasta la romanización e inicios de la era cristiana. 

A 15 kilómetros de Ciutadella el barranco de Algendar, en Ferreríes, es un nuevo hito en nuestro viaje por Menorca. Merece la pena adentrarse en los desfiladeros erosionados por el agua. Es un espacio con una flora y fauna peculiares. El lugar indicado para conocer su ecosistema de barrancos que desde la Sierra de Tramuntana se abren paso hacia el altiplano meridional. Siguiendo el cañón de piedra de unos 6 kilómetros de longitud hacia el mar, nos encontraremos con la arena de playa de cala Santa Galdana, quizás la más conocida de la isla. Seguimos a 7 kilómetros hasta Sant Agustí Vell, el talayote de Binicodrell y la Cova des Coloms en el barranco de Binigaus, al que los menorquines llaman Sa Catedral. 

Foto: Tramontana, Menorca, Islas Baleares

A mitad de nuestra ruta llegamos hasta Es Mercadal, situada en la falda de monte Toro que representa la mayor cota de la isla. Su nombre proviene de la leyenda de un monje mercedario que acompañaba a Alfonso III durante la reconquista de la isla en 1287, guiado por una luz al pie de este monte. En el camino un toro obstaculizaba el camino haciendo que el monje mostrase su “Cruz de Guía”, provocando que se amansara conduciéndole hasta una cueva en la cumbre donde dicha luz iluminaba a la imagen de la Virgen María. La Mare de Déu del Toro es la patrona de Menorca y su santuario es centro de devoción por los menorquines. Es Cap des Port de Fornells es otro enclave paleocristiano, al igual que la basílica de Son Bou (Alaior) y Formàs Torelló e Illa del Rei (Maó). A unos 10 kilómetros por la Me-15, Fornells es el epicentro de la costa norte menorquina y el lugar perfecto para degustar el plato más preciado por sus gentes, la caldereta de langosta. La arquitectura nos muestra su carácter militar por su torre defensiva, el castillo de Sant Antoni y vestigios aún más antiguos de tiempos de los fenicios. También visitaremos un enclave espectacular como el Cap de Cavallería, dentro de un bonito entorno natural. 

Deshaciendo el camino hacia Mercadal, el viento cambiante nos lleva hasta Alaior, donde podemos visitar la basílica paleocristiana de Son Boix y las Cales Coves, cuevas excavadas en roca sobre los acantilados que se remontan a 800 años a.C, el poblado talayótico de Torre d´en Gaumés, el más extenso con 62.000 m2, y el de Torralba d´en Salord que cuenta con la “Taula” de mayor envergadura de toda la isla a 5 metros de altura. En Cala en Porter tenemos unas magníficas vistas a los acantilados. La Cova d´en Xoroi es otro hito paisajístico y por el mito del bandolero que le da su nombre. Retomando la carretera hacia Sant Climent merece la pena visitar el poblado prehistórico de Binissafullet y Sant Lluís por su corta dominación francesa.. 

Foto: Alaior, Menorca, Islas Baleares

Cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, normandos, musulmanes, cristianos y finalmente ingleses a raíz del Tratado de Utrecht, hace que Maó respire un aire ecléctico. Tres vestigios prehistóricos marcan su pasado, los poblados talayóticos de Trepucó, Talatí y Torre d´en Gaumés en Alaior. Más cercano a nuestra era la Iglesia del Carme mandad construir en 1726 bajo dominio inglés es hoy centro comercial y cultural. La Iglesia de San Francisco de Asís es parte del conjunto monumental del Convento de San Francisco, junto con el convento y claustro, actualmente es la sede del Museo de Menorca. De las antiguas murallas queda hoy en pie el Portal de San Roque (Portal de Sant Roc en catalán), una estructura gótica con dos torres laterales, sedes de varias entidades civiles menorquinas. El conjunto de Iglesia y Claustro del Carmen se encuentran a pocos metros del Mercado de Pescado. El claustro anexo a la iglesia tiene dos plantas y alberga el Conservatorio de Música, una biblioteca y otros espacios. El viento nos trae ahora hasta la animada Es Castell, que tuvo su protagonismo en el reinado de Felipe II en la defensa de los asaltos del pirata Barbarroja. En tiempos de Jorge III se denominó Georgestown rindiendo honor a su nombre, y con la recuperación de la isla por Carlos III fue bautizada como Real Villa de San Carlos (Villacarlos). 

Foto: Es Castell, Menorca, Islas Baleares

Recorrer Menorca de oeste a este es intenso pero recuperaremos las fuerzas, acomodándonos en establecimientos igualmente gratificantes como Hotel Jardí De Ses Bruixes en Maó, Matxani Gran Agroturismo en San Clemente – Maó, ambos con calificación “Motorfriendly”,  y Agroturismo Sant Joan de Binissaida en Es Castell. Todas ellas preciosas estancias del club de hoteles con encanto de Ruralka y próximas al destino de un viaje donde el viento es quien lo inspira y nos trae incansablemente. 

Rutómetro

Itinerario

Ciutadella – Cala Morell – Ferreríes – Es Mercadal – Fornells –  Alaior  – Maó

  • Ruta total: 85,9 km
  • Tiempo estimado: 3 horas
  • Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño e Invierno

Puntos de interés

  • Ciutadella: Catedral de Menorca, Plaza del Borne, Plaza de la Esplanada, Castillo de San Nicolás, Museo Municipal y Puerto.
  • Maó: Fortaleza de la Mola, Museo de Menorca, Ayuntamiento, Bastión de Sant Roc e Iglesia de Santa María.
  • Monte Toro: Cumbre más alta de Menorca.
  • Naveta Des  Tudons y poblados talayóticos de Torrellafuda y Torretrencada.
  • Cala Turqueta, Cala Macarella, Cala Galdana, Cala Pregonda, Cala en Porte

Hoteles recomendados

Regala la Escapada Motera
Download file: Ruta por Menorca.gpx